EU ratificerar Parisavtalet!

HISTORISKT:
EU följer USA:s och Kinas exempel – och ratificerar Parisavtalet!

Vad betyder detta? Världen tar ett stort steg framåt, både konkret och symboliskt, mot att låta det klimatavtal som träffades i Paris förra året träda i full kraft. En politiskt väldigt viktig signal, vilken i sin tur ger oss alla en fantastisk början på den omställning vi har framför oss. 61 länder som ansvarar för 48% av världens utsläpp har nu ratificerat – 55% av utsläppen krävs!

Det här har verkligen inte varit självklart, utan en osäker och känslig politisk process. Vissa delar av unionen har varit motsträviga till det här beslutet, men det gick ändå igenom till slut. Vi vill en dag som denna dessutom ge lite cred till Sverige, som genom att på egen hand ratificera avtalet har pushat på EU:s ministerråd att ta det här beslutet! Nu är det inte många länder kvar som behöver ta steget. Ett stort land att känna optimism till framöver är Indien!

Så om du kände dig vilsen inför fredagkvällen, så har du nu en anledning att fira ordentligt! Denna nyhet kan förhöja stämningen på även den mest avslagna hemmafesten!

celebrating-cat_o_2053135

Fortsätt att följa vår blogg – det kommer mer analyser och reflektioner över vad detta innebär!

/Det glada COP-teamet

 

 

Stötta oss – genom crowdfunding!

Har vi ditt stöd i att åka ner till toppmötet i Marrakech, och kämpa för vårt framtida klimat?

Vi ser verkligen fram emot (den fossilsnåla tåg-)resan ner till Marocko, att hyra Airbnb och allt annat. Att få representera Sveriges unga i klimatförhandlingarna är ovärderligt! Men – sammanlagt blir det en slant att betala, eftersom att vi arbetar helt ideellt.

Tycker du det vi gör är bra? Stöd oss ekonomiskt – genom denna Crowdfunding!

Syntolkning: Sofia, Adam, Isabel och Filip i delegationen har samlats under en planeringshelg i Lund. I filmen pratar vi om syftet med vår medverkan vid COP22 och berättar om vår crowdfunding.

Låt oss dela på arbetsbördan – vi åker ner och gör grovjobbet, du stöttar oss från hemmaplan! Vi är så tacksamma för alla summor, stora som små. Pengarna går oavkortat som bidrag till resebiljetter och hyra.

länken finns mer att läsa. Dela gärna! Speciellt om du råkar känna någon rik filantrop som har tröttnat på att investera i oljeaktier…

/COP-teamet
PS. TACK för ditt stöd – betyder oerhört mycket!

PUSH till COP22 i Marrakech

 

PUSHs arbete för COP22 i Marrakech, Marocko har kickat igång!

Årets team av delegater är starkt, drivet och sammansvetsat. Och framförallt: så jäkla redo att etsa in klimatfrågans angelägenhet.

cop-teamÖvre raden: Filip, Isabel, Adam. Undre raden: Jennifer, Sofia, Ahmed, Sara

Vi i teamet:

Filip Lövström – Läser till civilingenjör i Energi, Miljö & Management. Har sysslat mycket med internationella policy-frågor via FN och UNFCCC, samt engagemang i PUSHs styrelse, Fossil Free-kampanjer och driver egna entreprenörsprojekt för att skapa en fossilfri värld. Jag drivs av en känsla av att ta hand om det goda som funnits innan oss, och lämna något gott framåt. Favoritcitat: ”Who do you think you are? Filip Lövström?” – Lady Gaga

Isabel Hagen – Pluggar en kandidat i Naturgeografi & Ekosystemanalys i Lund, engagerad i PUSH, Fossil Free och Grön Ungdom. Gillar mat, rättvisa, gräsrotsrörelser och när unga, icke-män och minoriteter tar sig in i maktens korridorer. Bästa klimatcitat: ”System change not climate change” – alla världens klimataktivister.

Adam Leckius – Sadlat om från musik till politik – läser nu PPE (pol.kand + filosofi, google it) i Lund. Aktiv i PUSH Malmö. Förutom det i Klimatsvaret, UPF Lund, samt Naturskyddsföreningens traineeprogram. Tror, och brinner för, att klimatarbetet har potential att vara starkt symboliskt enat över nationsgränser, i dagens oroliga värld. Gillar att prata seriöst och konstruktivt om viktiga saker, gärna med någon som inte tycker som jag. Och att kramas! Favoritcitat:”Hjulet snurrar men hamstern är död” – James Bond

Jennifer Unelius Engagerad samhällsmedborgare under snart 10 år. Jobbar för klimaträttvisa, och trivs i skärningspunkter mellan olika typer av förändringsarbete. Ledde PUSH delegation till COP21 i Paris, och är nu förälskad i klimatförhandlingarna där människor från hela världen möts och pushar tillsammans för globala samarbeten för bättre värld. Utveckling till ett hållbart samhälle börjar inom dig själv, samtidigt som det behövs strukturella lösningar för att vi ska kunna ta oss dit vi vill. Utbildad i statskunskap och freds- och konflikt. Håller numera till i EU-parlamentet. Favoritcitat: “Dream as if you’ll live forever, live as if you’ll die today”.

Sofia Öberg – Miljövetare som är ny inom PUSH men som ser fram emot att grotta ner sig i allt vad som har med COP att göra under hösten. Vill vara delaktig i att göra klimatfrågan tillgänglig för alla så att fler kan vara med och skapa en hållbar framtid tillsammans. Bästa klimatcitat: ”Be a hero, pollute zero”.

Ahmed Al-Qassam – Jag har en Fil.Kand i Miljövetenskap och jobbar nu som samordnare i ett integrationsprojekt på kommunen, driver Miljöpodden och är ordförande för PUSH. Jag drivs av (mitt jesuskomplex?) haha, nä men jag antar att jag drivs av all positiv förändring som sker runtomkring oss! Favoritcitat: “What is acted out on the female body parallels the larger practices of domination, fragmentation, and conquest against the earth body, which is being polluted, strip-mined, deforested, and cut up into parcels of private property. Equally, this pattern points to the fragmentation of the psyche, which ultimately underlies and enables all of this damage.” – Jane Caputi

Sara Almström – Jag läser civilingenjör i industriell ekonomi och har varit aktiv i Grön Ungdom. För mig handlar klimatfrågan ytterst om alla människors lika rätt att leva på jorden, att inte leva på andra människors bekostnad. Coola innovativa lösningar och samarbeten gör mig glad och motiverad. Bästa citat: ”Jag bor i kollektiv. Med mina föräldrar” – klimatkämpe som lever som hen lär.

 

When young people show older dudes who’s boss

dealwithitgif

 

Vi följde alla hur klimatavtalet i december 2015, efter långa och utdragna förhandlingar under COP21 i Paris, slutligen klubbades igenom. Världens nationer enades i ett avtal som, om än något vagt, bland annat markerade att vi måste arbeta gemensamt för att hålla oss väl under en 2 graders temperaturökning och att länder som drabbas mest av och samtidigt bidragit minst till det fossila samhället ska få någon slags kompensation för skada och förluster (loss & damage).

Nu är det dags att kavla upp ärmarna och se till att avtalet fullföljs och fortsätter att utvecklas i rätt riktning. Vi åker till Marocko för att behålla klimatet på agendan, sätta press på beslutsfattare och stora aktörer att sträva efter climate justice och skapa debatt kring COP22 i sociala och traditionella medier. Det är dags för handling, och PUSH är med på förhandlingarna för att se till att det sker.

Med 1,5 månad kvar tills COP22 rivstartar kommer vi först breefa er om vårt förarbete och saker som kan vara kul och nyttigt att veta inför, för att därefter rapportera på plats under själva klimatkonferensen. Allt för att ge er bra underlag och en ordentlig inblick i klimatpolitiken. Vi har klimatrörelsen och Sveriges unga i ryggen (hade gärna haft er i ryggsäcken om det varit möjligt), vilket känns så otroligt tryggt. Och Leo, såklart. Leo kommer att vara där.

Dreaming of Leo coming in and saving the day 

leosavetheday

 

Tveka inte att skriva till oss om ni har några frågor eller funderingar och glöm inte att följa oss genom våra andra kanaler (@pushsverige).

 

Det var allt för nu, vi hörs snart igen!

/COP-teamet

Vad är APA?

APA. Vad är det egentligen?
APA står för Ad-hoc working group on the Paris Agreement. Du kanske minns att det förut fanns något som hette ADP, eller Ad-hoc working group on the Durban Platform. Det mötet var till för att ta fram parisavtalet.

Mötesplattformen APA är istället till för att förhandla fram alla detaljer runt Parisavtalet. Parisavtalet är mycket av ett avtal för VAD vi ska göra, och det som nu bestäms är alla tekniska detaljer för det.

Så med andra ord ruskigt nördiga förhandlingar. Är det av intresse för allmänheten om det är så tekniskt? Absolut. Saker kommer fortfarande bestämmas som kan göra rejäl skillnad för hur avtalet används i praktiken.

Så vad sägs då?
Jo, först så har vi fått två stycken co-chairs, vilket är dom som faciliterar (leder och sköter) hela processen. Sarah Baasan från Saudiarbien och Jo Tyndall från Nya Zeeland. Det har blivit en hel del positiv uppmärksamhet kring att det är två kvinnor som har blivit valda, vilket uppskattas av många här.

Co-chairs kommer dock från två länder som inte har varit lika populära i klimatförhandlingarna.

Sen är det enda som hänt hittills att länderna har hållt sina öppningsanföranden och sagt vad de tycker om agendan. Agendan ska förfinas efter lite kommentarer. Men ländernas åsikter om APA1 och vad som bör hända nu är intressanta. Kom ihåg att detta är första gången länderna träffas på det här sättet sen Paris.

 

Palestina (som nu är en del av förhandlingarna!) sa:

Ladies and gentlemen, as we lay the foundation for the coming years, we are at the same time making history. And at the same time history is being written down and archived, and our children will judge us on what we do. They will see who was standing idly by and who was acting.

För att inte göra det för långt så kan vi sammanfatta det såhär:
Alla vill komma igång, och processen bör vara igång snart. Vi måste agera och implementera nu.

Saker att glädjas över:
Miljörörelsen växer och fortsätter att gå framåt det knakar trots resten av världens tafatthet.

Hungegamesgif.gif

/Filip

 

PUSH i Bonn

Nämen HALLÅ alla klimathjältar!
PUSH är i farten igen, som vi alltid är, med att vara i Bonn för United Nations Climate Change Conference. Detta sker i FN:s konferens lokaler här. Uppskattningsvis några tusen personer är här. Som vanligt med FN:s klimatmöten så är det en stor blandning av observatörer, media och delegater.

Det är huvudsakligen tre möten som ska hållas:
APA 1 – Ad-hoc working group on the Paris Agreement. Detta är gruppen och mötet som ska bestämma och klargöra de tekniska detaljerna i Parisavtalet, eftersom att Parisavtalet är ett strikt politiskt avtal.

SBI 44 – Subsidary body for implemetation , det möte som hanterar bl.a. Implemeteringen av Kyotoprotokollet.

SBSTA Subsidary body for Science and Technological advice, vars uppdrag är att ge råd, stöd och underlag gällande vetenskap och teknologi till COP-mötet, för att de ska kunna fatta välunderrättade beslut.

Filip och Marcel ska under en vecka följa vad som sägs och jobba förberedande inför COP22 i Marakesh, Marocko. Så följ med oss in i snacket runt globa klimatpolitik, klimatpolicy och vad som faktiskt görs i världen. Här är några korta från dagen:

Orosmoln:
April är den varmaste månaden någonsin med god marginal
The Guardian (Engelska)
DN (Svenska)

Saker att glädjas åt:
Tusentals aktivister över hel världen som protesterar mot fossilindustrin:

Ländernas delegationer har börjat diskutera vad som händer om Parisavtalet kommer i kraft tidigare än väntat, och samtalar om att tidigarelägga möten för att hinna med!

Avslutningsvis:

 

/Filip

8 claves para entender si el Acuerdo de París hace justicia

El pasado 12 de Diciembre tuvimos la gran oportunidad de presenciar la consecución del Acuerdo Internacional de lucha contra el cambio climático. Por ahora todo el mundo coincide en otorgarle el calificativo de “histórico”, ¿pero realmente lo es?

Lo histórico de este acuerdo no va más allá de la política y la diplomacia, y aún lo podríamos dudar. Después de la Convención Marco para el Cambio Climático, el Acuerdo de París es el primer documento legal aprobado por la gran mayoría de la comunidad internacional. Aún no ratificado, por cierto.

Este éxito justifica la alegría y euforia que se vivió en la sala plenaria de la COP21 el pasado 12 de Diciembre. El acuerdo es fruto del duro trabajo diplomático de 195 países durante 5 años de negociaciones culminadas por las intervenciones de 150 jefes de estado durante la apertura de la COP21. La alegría y euforia de unos pocos se transforma rápidamente en desidia y falta de empatía cuando se mira el texto al detalle. El acuerdo es para las comunidades más vulnerables la gota que colma el vaso, la chispa que enciende la llama del desacuerdo y la transformación.

Y así se vivió desde dentro, una minoría privilegiada celebrando su éxito: la silenciación del problema de la mayoría. Nada novedoso, la imagen nos recuerda que las estructuras de poder del mundo se conservan desde la Colonización. Los países “desarrollados” siguen defendiendo intereses particulares a corto plazo mientras los países “en desarrollo” luchan por su tierra, sus familias, su vida y sus derechos.

Esta es la impresión general que me llevé de la experiencia. Pero no todo es blanco o negro, un análisis del texto puede dar claridad de cuáles son aquellas partes del acuerdo que hacen justicia y cuáles son los artículos que ensanchan las diferencias entre ricos y pobres en el mundo.

1.     Preámbulo

 

El preámbulo del documento empieza declarando que el Acuerdo se basa en el mejor conocimiento científico disponible, veremos más adelante si lo cumple. Sigue haciendo referencia al respeto a los ecosistemas naturales y a la Madre Tierra, la Pachamama de las culturas indígenas suramericanas. En un tono social, podemos encontrar referencias a la protección de los derechos humanos así como los derechos básicos de distintas comunidades. El preámbulo se refiere a esas comunidades más vulnerables, y a la necesidad de tener en cuenta los impactos del efecto climático y las acciones de la lucha contra este sobre el acceso justo al desarrollo sostenible. Ya en las últimas líneas, se reconoce la necesidad de actuar en todos los niveles de la sociedad, incluyendo la transformación hacia estilos de vida, consumo y producción sostenibles.

Esta introducción al Acuerdo es una pieza que pudiera haber sido escrita por un activista social-ambiental. Y así es, la mayor parte de las propuestas de la sociedad civil para el texto han sido incluidas en la primera página del acuerdo. La falacia es acentuada por una frase que lee: “señalando la importancia que tiene para algunos el concepto de “justicia climática”. Podría ser un chiste, pero es la realidad, el concepto justicia climática está entre comillas y nos recuerda que no es una prioridad para todos, como ya sabíamos. Dicha frase refleja la realidad en toda su crudeza, las negociaciones han oído a la sociedad civil y a las comunidades más afectadas, pero les han ignorado y les han relegado sus derechos al preámbulo, la parte sin vinculación jurídica del Acuerdo.

2.     Propósito

 

Ya en la parte jurídicamente vinculante del documento, el artículo 2 introduce el propósito del Acuerdo. El objetivo es reducir el calentamiento global en 2100 por debajo de 2ºC, intentando acercarse lo máximo a 1.5ºC, sobre niveles pre-industriales. Para ponernos en contexto, la temperatura media global ya ha aumentado 0.85 grados desde 1880. Así nos quedan solo 1.15ºC para 2ºC o 0.65ºC para 1.5ºC, ¡menos de lo que ya llevamos de calentamiento global!

El quinto informe del IPCC (Panel Intergubernamental para el Cambio Climático)  también presenta el concepto de afectación desigual y vulnerabilidad. En un escenario de calentamiento global medio de 2ºC algunas partes del planeta se verían mucho más afectadas que otras, siendo aquellos países más pobres y los estados de pequeñas islas los que sufrirían más debido a sus características geográficas y capacidades. Así, sería de justicia que el límite se fijara a 1.5ºC, o al mínimo posible, con tal de prevenir perdidas en aquellas comunidades que ya hoy son las más pobres del mundo.

Más adelante también se da importancia a la necesidad de adaptarse a los efectos adversos del cambio climático ya inevitables, así como la necesidad de financiar los países en desarrollo con el objetivo de promover un desarrollo sostenible. Y acaba el artículo reconociendo que todos los países deberán hacer esfuerzos diferenciados según sus responsabilidades y capacidades determinadas por sus circunstancias nacionales.

El propósito está centrado en el calentamiento global, no se dan referencias a la protección del medio ambiente, el respeto de los derechos humanos y la urgencia de la acción climática para salvar vidas, estilos de vida y ecosistemas. En la dimensión humana solamente el desarrollo sostenible es mencionado y al objetivo del Acuerdo le falta completamente el vínculo de la humanidad con la Naturaleza.

En mi humilde opinión, considero que muchos de los que nos movilizamos para la COP21 estábamos allí para luchar por el derecho a la vida de todas las comunidades humanas y todos los ecosistemas de la Naturaleza. No ver reflejado estos principios en el objetivo del acuerdo ya nos da una idea de que interés motivaba las negociaciones.

3.     Mitigación

 

Para alcanzar la meta de 2ºC de calentamiento, el Acuerdo senta las bases de la acción para minimizar el cambio climático, las acciones de mitigación, en los artículos 4,5 i 6. El objetivo fijado a largo término es “equilibrar las emisiones humanas con la absorción de gases de efecto invernadero durante la segunda mitad de siglo.”

Si nos basamos en el mejor conocimiento científico que menciona el apreciable preámbulo, este objetivo de mitigación es incoherente con el propósito de limitar el calentamiento a 2ºC. La ciencia, representada por el IPCC, nos dice que para tener más de un 66% de posibilidades de cumplir el reto de los 2ºC deberíamos recortar las emisiones entre 41 y 71% para 2050 y haberlas reducido en 2100 entre 78 y 118%. En el caso de no ser suficientemente ambiciosos en 2050 deberíamos recurrir a técnicas de captura de carbono, indicado como reducciones mayores al 100%. Por cierto, con estos mismos valores tendríamos menos del 50% de posibilidades de alcanzar los 1.5ºC.

El IPCC habla de reducir las emisiones, no de equilibrarlas con la absorción de carbono. De la manera en que está escrito este párrafo del Acuerdo se indica que va a ser muy probable la necesidad de usar técnicas como la captura de carbono. Estas tecnologías no son maduras, no tenemos la certeza de que van a poder capturar suficiente CO2 para equilibrar los niveles de emisión. Pero más importante aún, es la afectación que estas tecnologías puedan tener en las comunidades humanas. Multitud de organizaciones sociales y para el medio ambiente se oponen al uso de técnicas de captura de carbono por los daños que puede suponer sobre poblaciones y ecosistemas.

Así, vemos como el objetivo de mitigación permite a unos seguir emitiendo durante lo que queda de siglo, mientras otros sufren las consecuencias de su contaminación. El objetivo es injusto, favorece la aparición y ensanchamiento de las diferencias sociales.

Otra cuestión clave es el mecanismo de ambición, por el cual todos los países presentan sus hojas de ruta para la mitigación, adaptación y financiación climática. Cada cinco años estos objetivos son revisados con el mandato de ser superiores y el máximo ambiciosos. Los países ya han presentado sus hojas de ruta provisionales, las llamadas INDCs.

Basados en los INDCs, distintos grupos de investigación (Swedish Environmental Institute, GGCC (Universitat Politécnica de Catalunya) y Netherlands Environmental Assessment agency) han determinado que si seguimos lo estipulado en las hojas de ruta, el mundo se proyecta a un aumento de 3ºC en 2100, mínimo. Esta extrapolación es del todo incoherente con el propósito del Acuerdo, sacando a relucir las flaquezas de un acuerdo basado en la ambición. Si la lógica guiara el proceso, ceñiríamos las INDCs a las constricciones naturales del clima y no a la ambición humana.

Los mismos estudios científicos nos desvelan una realidad vergonzosa. En las negociaciones del clima, las viejas estructures de la geopolítica siguen igual de vigentes. Basados en las responsabilidades sobre las emisiones históricas, los científicos han determinado que los países en desarrollo están proponiendo recortes de emisiones a la par con sus responsabilidades. Por el contrario, la mayoría de los países desarrollados apostan por no acotarse a sus derechos históricos de emisión y plantean hojas de ruta que exceden su parte proporcional del presupuesto de carbono – la cantidad de carbono que nos queda por emitir si queremos vivir en un clima más o menos estable, o en otras palabras, limitar el calentamiento a 2ºC -. Los EEUU superan en cinco veces su parte proporcional, Japón diez veces, Rusia no se compromete a cambiar nada y, nuestra querida y sostenible Europa supera cuatro veces lo que le tocaría según sus responsabilidades históricas.

El apartado de mitigación muestra incoherencias básicas con el propósito del Acuerdo y con el mejor conocimiento científico disponible. Pero más desdeñable aún, las INDCs reflejan un escenario de neocolonialismo donde unos pocos se benefician de las emisiones mientras el resto del mundo debe asumir la lucha contra el cambio climático. Los objeticos de mitigación son incoherentes e injustos, favorecen las diferencias sociales entre países desarrollados y en desarrollo.

4.     Adaptación

 

El campo de la adaptación, el Acuerdo no nos lleva muy lejos, pero aún así tiene potencial para mejorar en equidad respeto a las acciones en mitigación. El artículo 7 del acuerdo marca la manera en que los países deberían afrontar los necesarios esfuerzos de adaptación al cambio climático. Pero, muy en línea con el resto del Acuerdo, no añade nada substancial a lo que el mundo ya lleva haciendo desde hace años.

El texto se limita a subrayar la importancia de que la adaptación debe afrontarse a todos los niveles, desde el local al global, pasando por el nacional y regional. Más adelante se menciona la necesidad de basarse en los consejos de la ciencia y, de ser apropiado, del saber tradicional y el saber de los pueblos indígenas. Así como también se dedica a concretar que las medidas de adaptación deberían ser promovidas por los distintos países, responder a la igualdad de género, y ser incluidas en políticas socioeconómicas y ambientales.

Para terminar, el artículo se acuerda de mencionar los co-beneficios de la mitigación sobre la adaptación, algo así como “vale más prevenir que curar”. Toda la razón, pero ¿quién debe pagar por todas estas medidas y cuáles son los grupos más vulnerables y necesitados? El texto nos indica que son los países en desarrollo los que necesitan asistencia en estas tareas.

Y así es, el cambio climático afecta a todo el mundo, pero de manera desigual. Los países en desarrollo, por su situación geográfica pero sobre todo por sus capacidades, son aquellos que van a necesitar más medidas de adaptación. Pero los más pobres del planeta tienen muy poca responsabilidad sobre el cambio climático, que ha sido generado en su mayor parte por las actividades de una minoría en occidente. Entonces, para juzgar la equidad de las medidas de adaptación, deberíamos definir quién tiene que responsabilizarse de estas acciones.

A mi entender, los países que más han contribuido al calentamiento global deberían financiar las medidas que las sociedades en desarrollo crean oportunas, siempre respetando la soberanía y la voluntad de dichos pueblos. Por lo tanto, para juzgar la equidad de las medidas de adaptación debemos referirnos a su financiación en el sexto punto.

5.     Pérdidas y Daños

 

Nos podemos adaptar, pero no a cualquier fenómeno. El cambio climático se recrudece y las predicciones no pintan mucho mejor. Con este panorama, las comunidades más vulnerables no van a ser capaces de adaptarse y se van a perder vidas, pero sobretodo estilos de vida. La gente va a tener que dejar sus oficios, sobretodo agricultores y pescadores; comunidades enteras van a tener que dejar sus hogares y tierras, todos aquellos en zonas inundables y propensas a las sequías los primeros.

¿Quién debe, ya no solo pagar y compensar, sino reparar todas estas pérdidas? Cuando lo preguntamos así de sencillo la respuesta aparece obvia: ¡los que han generado el problema, los responsables de las pérdidas! Y estos son los países industrializados, menos del 20% de la población mundial es responsable del 66% de las emisiones históricas.

Frente el sentido común de la respuesta, EEUU ha exigido que este apartado no incluyera ninguna mención a los conceptos de responsabilidad y reparación. Junto con otros países así lo consiguieron, el escueto artículo 8 del Acuerdo solo reconoce la importancia de la cooperación entre países para minimizar las perdidas. En ningún sitio se habla claro y tajante sobre el problema, no aparecen referencias a los países desarrollados, ni a su responsabilidad y necesidad de pagar por el daño cometido.

Éste es probablemente el artículo que levanta más injusticias en el acuerdo, simplemente rompe las reglas básicas de la lógica de la equidad.

6.     Financiación

 

Junto con la diferenciación, uno de los apartados más polémicos durante las negociaciones. Y es que no hay para menos, la financiación determina quién debe pagar, quien debe hacerse cargo de los costes, quien tiene que asumir responsabilidad. En gran medida, este apartado marca si se hace justicia o no.

Después de un primer vistazo, podríamos considerar este apartado como justo. Vemos como se vincula la contribución global de 100 mil millones de dólares anuales a los países desarrollados. La cuantía es determinada fuera del Acuerdo para permitir que esta ayuda se facilite de ahora hasta 2020. Lo que el artículo 9 del documento estipula es que a partir de 2020 la contribución de los países desarrollados debe aumentar anualmente.

Visto así, podríamos pensar que los países desarrollados están pagando su deuda climática. Pero es conveniente comparar los 100 mil millones con otros datos económicos para hacerse una idea de la magnitud del financiamiento. El presupuesto de gasto del Estado Español es de 271 mil millones de dólares para 2015. Los subsidios a las energías fósiles sumaron 4,9 billones de dólares el 2013, el 6.5% del PIB global. Finalmente, el vergonzoso gasto militar mundial alcanzo los 1,6 billones de dólares en 2015.

Se demuestra así, de manera sencilla, cual es la verdadera prioridad en el mundo que vivimos. El desarrollo sostenible y la reducción de las diferencias entre comunidades humanas, no es la prioridad, vivimos en un mundo de injusticia dónde la represión y la competición priman sobre la responsabilidad y la cooperación.

Otra sorpresa que nos encontramos en el apartado de financiación es que los términos nuevo y adicional han sido eliminados. De esta forma algunos estados ya están computando su gasto actual de cooperación para el desarrollo dentro de los 100 mil millones. En este escenario, esta clausula del acuerdo va a suponer una mejora no muy notoria respeto a niveles de financiación anteriores a París. La asistencia y ayuda al desarrollo sumo 150 mil millones de dólares globalmente en 2013, 50% más de lo propuesto en el acuerdo de París.

Finalmente, mi gran temor en este apartado es que no se prohíbe, ni tan siquiera se menciona, la financiación mediante préstamos. Ya muchos estados proporcionan financiación para el desarrollo ligada a intereses financieros. Si proseguimos de esta manera se va a favorecer el hinchamiento de la deuda externa de los países en desarrollo, los más vulnerables y menos responsables. Con esta estrategia, los países desarrollados, los donadores de financiación, seguirían rehuyendo sus responsabilidades de pagar por todos los costes del problema que ellos han creado, su deuda climática.

7.     Transferencia de tecnología y capacidades

 

A diferencia de los apartados centrales del Acuerdo, los artículos que tratan de transferencia de tecnología y capacidades están más definidos a nivel de equidad y responsabilidades. En los párrafos que establecen estos mecanismos se destaca la necesidad de desarrollar y transferir tecnologías y capacidades para la lucha contra el cambio climático a los países más vulnerables.

El Acuerdo también fija la dirección de dicha transferencia, los países desarrollados deben asistir los países en desarrollo. Este apartado despierta esperanzas al ver que se orienta la transición sostenible en un espíritu cooperativo. Es más, es obvio, la tecnología y las capacidades ganan valor social cuanto más gente las conoce y utiliza, entonces ¿porqué no compartirlas?

Por lo tanto, considero que este apartado supone un progreso en la lucha contra el cambio climático y un paso adelante en como reconocemos que las soluciones vendrán de acciones cooperativas y no competitivas.

La transferencia de tecnología y capacidades hace justicia, los responsables del problema están vinculados a ayudar y cooperar con los países más vulnerables. Aunque, en este caso determinado no era necesario delimitar una dirección del flujo de ayuda, ya que todos – desarrollados y en desarrollo – podemos compartir nuestros conocimientos sin perjuicio alguno y con gran potencial para ayudar a los demás en la transición sostenible.

8.     Transparencia

 

El concepto de transparencia es recurrente y acentuado a lo largo de todo el Acuerdo. A diferencia de la mayoría de los demás ámbitos de acción, considero que en este caso se trata de un verdadero avance.

Con el Acuerdo de París se establece un mecanismo de ambición por el cual todos los países deberán presentar cada 5 años empezando en 2018 sus propuestas de acción climática, incluyendo medidas en todos los apartados tratados anteriormente, excepto daños y perdidas. Los nuevos planes de acción climática deberán superar en ambición los anteriores planes presentados.

La presentación de estas hojas de ruta está sujeta a criterios de transparencia. Los planes nacionales deben ser públicos, consistentes, estandarizados y facilitadores. Bianualmente los países deberán presentar informes de la progresión de dichos planes de acción climática.

Si consideramos que el Acuerdo no está sujeto a ninguna sanción de carácter económico ni judicial este apartado toma especial relevancia. La garantía de que el proceso será transparente permite que la sociedad juzgue la ambición y el grado de cumplimiento de los países. Las sanciones no serán económicas o judiciales, pero pasaran factura a nivel sociopolítico.

Es importante subrayar que la influencia de la opinión pública solamente puede jugar un papel crucial en el caso de sociedades libres, críticas y con capacidad de análisis. De aquí la centralidad de defender los derechos humanos, la democracia real y la educación en la lucha contra el cambio climático.

 

Marcel Llavero Pasquina
@mmmarcel_

Guestblog: The voice of youth of the earth

Youth from all over the world gathered in one alliance. Observing, acting and lobbying in order to echo the voice of 58 million youth, at COP21 in Paris. World Alliance of YMCA united environmentalists from, inter alia, Kenya, Vietnam, USA, Sweden, Bangladesh and Peru, to exchange cultures and bring our variety of contexts of climate change into one team.

The team consisted of a delegation on the inside area and one on the outside. Except for tracking and communicating the negotiations, the inside team also mobilized people to lobby on some of the representatives’ national delegations. Some of us also collaborated with other actors at COP such as YOUNGO and IUCN.

The outside team was divided into three groups; activism, policy and communication. Their participation was connecting civil society with what was happening in parallel with the negotiations by creating workshops, seminars and actions.

What we actually did? Well, surviving on the inside of COP21 also required some informal skills. Except for running after celebrities, we sneakingly chased free food in the national pavilions and hooked organic chocolate bars from friendly NGO’s. Every now and then, some of us got lost and fell into microsleep in the corners of the negotiation halls.

The mixed pot of engaged youth in the YMCA-team working against climate change  bubbles of individuals fighting for their core issues. Our policy argues for intergenerational equity, climate justice and gender equality. Human rights and indigenous people’s rights are also some of our main agenda points.

Reaching out to youth around the globe with our statements is not just about writing blogs in helvetica size 9 and tweeting hashtags. Activism is the most efficient way to deliver our message to the civil society. The last day at Green Zone, we created a large flash mob with our own climate version of Shakira’s Waka Waka dancing and chanting “Drive electric cars, eheh, solar power, ehehe, we live in this world, let’s pay the rent – Climate Agre-ement!”

COP21 finally approached its end and we synchronized our delegation on the inside and the outside to take part of the 500m human chain around Le Bourget where we carried red lines as a symbol for our limits. Some of us did our last try to push negotiators by catching some minutes of discussions with them the last days. Activists set up actions outside the negotiation rooms, making the politicians bare in mind the voices of youth of the earth, minutes before they started the work behind close doors.

By Vindar Fritzell, YMCA delegate at COP21

Acronyms

COP: Conference of Parties

YMCA: The Young Men’s Christian Association

YOUNGO: Youth NGOs, the UNFCCC observer constituency of youth organizations

IUCN: International Union for Conservation of Nature

NGO: Non Governmental Organization